Esos momentos mágicos que dan sentido a todo.

Hace tiempo vi una película donde un padre trataba de explicar a un futuro papá, cuya mujer estaba embarazada, cómo era ser padre. Trascribo la explicación que le dio:

“Es horrible, y entonces sucede algo increible, y luego es horrible y sucede algo increible otra vez. Siento como si me ahogara, como si estuviera gritando para rescatar mi antigua vida y entonces en un instante sucede algo que es tan mágico que reafirma tanto tu vida que de repente todo cobra sentido.”

La película es “Plan B”, típica comedia romántica americana sin mucha sustancia, pero la descripción que hizo de la paternidad, entendiendo que es una exageración con mucho sarcasmo, me pareció, de hecho, bastante acertada.

20180822_190212

No pienso que ser madre sea horrible, pero sí que hay momentos horribles, tampoco siento todo el tiempo como si me ahogara, pero sí hay momentos en los que me he sentido así, y no ando gritando para rescatar mi antigua vida pero sí que la he echado de menos muchas veces: la libertad, la independencia, la energía y tu tiempo, todo el tiempo del mundo para tí. Pero lo que más me gustó de esta descripción es la última parte, eso de que en un instante sucede algo tan mágico que reafirma tu vida y todo cobra sentido. Es que es totalmente así, tal cual, y lo mejor de todo es cuando ese momento tan mágico llega justo en el momento que más lo necesitas, cuando las fuerzas flaquean y hace ya tiempo que gastaste el último miligramo de paciencia que aún te quedaba, cuando crees que no puedes más, que has tocado fondo y que tu única salida es echar a correr sin rumbo fijo, donde quiera que sea que tus pies te lleven, lejos de llantos, peleas y rabietas. Y entonces,  justo entonces, pasa algo mágico que llega como un gran balón de oxígeno que te recarga las pilas y hace que todo, absolutamente todo, merezca la pena.

Podría escribir muchas líneas contando algunos de esos momentos mágicos, cada madre atesorará miles de ellos en su corazón y su recuerdo. Podría contar, por ejemplo, esas noches de desvelo, amamantando a mi bebé, extenuada de tantos días sin dormir, deprimida…, y de pronto, una manita que te acaricia amorosa, o una sonrisa que te descompone, o esa dulzura indescriptible cuando tu bebé se queda dormido pegadito a tí. O cuando, estás tan enfadada porque tu hijo debería dormir hace horas, y en lugar de eso, aún corretea por encima tuya en el sofá, y en un arrebato de desesperación le gritas como una histérica sin venir a cuento, y él, como entendiendo tu frustración, viene, te abraza con esa fuerza sincera con que te abrazan los niños y te dice: “te quero mamá”. A veces, los hermanitos llevan toda la tarde peleándose, tienes la boca seca de tanto negociar una problemática tras otra, y te dices a tí misma: “como se vuelvan a pelear, les digo: ¡pues venga! ¡al ring y que gane el más fuerte!”; entonces, oyes jaleo en la habitación y te acercas resoplando como un toro a punto de embestir, y al abrir la puerta ves a tus hijos riendo como locos, jugando sin peleas, entendiéndose a la perfección, como los mejores amigos del mundo, y el corazón se te sale del pecho henchido de orgullo.

También podría hablar de la inocencia más pura y la ilusión inmensa de los Reyes Magos, Papá Noel o el ratoncito Pérez. Esas caras de máxima felicidad, esos ojos brillantes y bocas semiabiertas, esas risas nerviosas, todo tan auténtico y natural, sin dobleces ni artificios. Esos instantes de ansiosa espera y de emoción infinita son tan absolutamente mágicos que inundan a toda la familia, y hasta el más escéptico vuelve a creer en la magia por unos instantes.

Y así, como decía este papá de ficción, en un segundo todo cobra sentido, porque la magia de esos momentos le da un nuevo y maravilloso sentido a tu vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s