Dar el pecho: pros y contras.

¿Recordáis cuándo erais adolescentes y teníais que tomar una decisión importante en vuestra vida? Si el problema en cuestión sólo tenía dos posibles soluciones, yo tenía claro el sistema a seguir: una hoja de papel, dos columnas en ella, en una columna se apuntaban las cosas a favor y en otra las cosas en contra, y la columna que más anotaciones tuviera contenía la respuesta acertada. Fácil ¿verdad? Este es el sistema que utilicé cuando me planteaba  si pedirle salir a Jose María o no, y el sistema me dio la respuesta acertada…

20181020_162624

Ahora que soy madre de una niña, a veces  me planteo qué respuesta le daría a mi hija, si un día, en un futuro muy muy lejano (mi peque tiene sólo 2 añitos…) me preguntara: “mamá ¿tú me aconsejas darle el pecho o no?”

La respuesta, viniendo de mí, podría parecer muy obvia, dado que he tenido tres hijos y a los tres les he dado el pecho hasta pasados los dos años. Pero las cosas no son tan sencillas, y yo, en esto de dar el pecho, he de reconocer que he sido una privilegiada: primero, porque nunca he tenido ningún problema físico; no sé lo que es tener inflamaciones, grietas, mastitis y demás dificultades que tantas madres sufren, mis únicos problemas, si así pueden llamarse, fueron con mi primer hijo y debidos a la falta de información con la que aterricé en la lactancia materna. Segundo, porque he podido decidir el tiempo que quería prolongarla; yo elegí (porque podía elegir) quedarme en casa y el no tener una obligación temporal para reincorporarme a un puesto de trabajo facilita enormemente las cosas.

El caso es que a día de hoy no sabría qué respuesta darle a mi hija…, hay demasiados factores personales, familiares y laborales a tener en cuenta, así que, mientras voy pensando la respuesta, como creo que aún tengo tiempo, de momento voy a ir ordenando mis ideas utilizando mi vieja táctica de las columnas, ¡ya os dije que es infalible!

20181011_111534

Lactancia materna: pros.

1. Comida siempre lista.

No importa donde estés ni la hora que sea, si a tu bebé le entra hambre o sed, sólo tienes que sacarte la teta y darle. Rápido y sencillo. No tienes que buscar algún sitio donde calentar el biberón y prever todas sus tomas antes de salir de casa. El “bibi” va contigo, a su justa temperatura.

2. Tomas nocturnas.

No es lo mismo levantarte varias veces a media noche, ir a la cocina, preparar el biberón, calentarlo…que girarte en la cama, y sin destaparos siquiera, darle la teta. Más rapidez: más descanso.

3. Sentir a tu bebé tan cerca.

Esto es difícil de explicar. Dando el biberón también sientes a tu bebé cerquita, pero con la teta es como más visceral, sientes su boquita, su calor, sientes la leche acudir a tus tetas con sólo oir, oler o pensar en tu bebé, y después sientes el alivio cuando las vacía. Es maravilloso y absorvente al mismo tiempo.

4. Es lo mejor para tu salud y la de tu bebé.

Este punto está fuera de interpretación personal. No hace falte que enumere nuevamente todos los beneficios para la salud de madre e hijo que conlleva la lactancia materna, es casi la primera información que recibe una embarazada, y el motivo principal, yo creo, por el que una mujer decide dar el pecho.

5. Ahorro económico.

La leche de fórmula es carísima y la leche materna es gratis…poco más que añadir.

Lactancia materna: contras.

1. No puedes beber alcohol.

Si eres de las que te gusta tomarte una cervecita, el martini del aperitivo o un vino comiendo, olvídalo. Total, sólo llevas nueve meses sin oler el alcohol…¡a seguir con la cerveza 0’0!

2. No puedes dejar al niño con nadie.

Es la “esclavitud” de las tetas, tú y sólo tú puedes alimentarlo y dormirlo. O puede que tengas suerte y admita el biberón con tu leche, usando un sacaleches; no fue mi caso, mamá 24 horas 7 días a la semana, por eso lo incluyo en los contras.

3. Tetas fuera a todas horas.

Habrá a quien no le importe, pero si eres un poco, o muy tímida, como yo, te incomodará andar todo el día con las tetas fuera en todo evento y lugar. “Te puedes tapar con una gasa”, dirá alguien… sí, lo sé, pero ni a mí ni a mis bebés se nos ha dado muy bien, la verdad, siempre había una manita quitándosela de encima…

4. Tu bebé duerme peor.

En esto sé que habrá muchas madres en desacuerdo, pero mi experiencia con otras madres de mi entorno me hace afirmar que, si no siempre, casi siempre es así. Los niños de teta se despiertan muchísimas veces más que los de biberón, y más si no quieren chupete. Y en mi caso, he podido comprobar con mis tres hijos, como al destetarlos, pasaban de despertarse cada hora o dos horas durante la noche, a dormir casi del tirón.

5. Sexo vs lactancia.

Ya de por sí, en los primeros meses, y me atrevería a decir que años, el sexo se vuelve un tema bastante complicado. Entre la falta de tiempo, el cansancio extremo, y los conflictos por la crianza, el deseo va cayendo a sus peores cotas. Si a esto le sumamos un bebé enganchado a la teta cada poco, los pechos hinchados por la leche y la disminución del deseo sexual provocada por la prolactina (hormona que segrega la producción de leche), la libido de mamá se disuelve como un azucarillo en café.

¿Y la solución es?

Con 5 factores a favor frente a 5 factores en contra, nos encontramos con un empate… ¿y ahora, qué le diré a mi hija?

En fin, mientras lo pienso, os contaré que pasó al final con Jose María, aquel chico que me gustaba cuando aún era una cría;  pues lo que pasó es que me armé de valor y le pedí salir, ya pueden imaginar cuál fue la respuesta… un “no” rotundo, obviamente. Mi método infalible había fallado… ¿o tal vez no? Puede que en el fondo sólo siguiera a mi corazón, y poco importaba lo que escribiera en esas columnas, porque interpretaría el resultado según mi sentir.

Ya sé qué le diré a mi hija cuando me pregunte si dar el pecho o no: no pienses tanto, sólo sigue a tu corazón, donde él te lleve, esa será la respuesta acertada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s