No pasa nada, mamá.

No pasa nada.

No pasa nada si hoy no puedes con todo.

No pasa nada si sólo levantarte de la cama te supone un esfuerzo titánico.

No pasa nada si estás tan cansada que sientes ganas de llorar.

No pasa nada.

Date permiso.

Date permiso para no celebrar la vida a cada segundo.

Date permiso para estar triste aunque no tengas motivos para estarlo.

Date permiso para no agradecer todo lo que tienes todos los días de tu vida.

Y quiérete. Quiérete mucho, mamá.

Porque no pasa nada si hoy la paciencia te duró medio segundo.

No pasa nada si hoy gritaste de más, si hoy no te apeteció jugar con tus hijos, si hoy la comida no fue muy equilibrada o vieron tele de más.

No pasa nada.

Tú eres perfecta para ellos, con todas tus maravillosas imperfecciones.

No quieras ser esa “super woman” que nos han vendido, ni lo intentes, ríete de esa imagen prefabricada absurdamente inalcanzable.

Tú eres mucho más.

Tú  no eres ojeras de no dormir.

Tú no eres michelines, estrías, ropa cómoda y peinado desarreglado.

Tú eres mucho más.

Eres fuerza, valentía y amor infinito.

Pero también eres cansancio, dudas y tristeza.

Eres perfecta, con tus luces y tus sombras.

No quieras ser sólo luz, no vivas para los demás, no pretendas brillar todo el tiempo para demostrarte a tí misma que puedes con todo.

Lo siento, no puedes. Dítelo en voz alta: “no puedo con todo”. Con sólo decirlo te sentirás más ligera.

Quítate esa obligación autoimpuesta.

No tienes que ser madre amorosa, profesional brillante y amante salvaje, todo al mismo tiempo y con idéntica intensidad.

No tienes que usar una determinada talla, ni lucir siempre hermosa y radiante.

No hay tiempo para todo, ni se puede llegar a todo, ¿quién nos vendió esa falacia?

Así que date permiso, escucha tu cuerpo y tu corazón, y hazles caso.

Porque si hoy paras, si hoy no te levantas de la cama, si hoy lloras o gritas de rabia  no pasa nada.

Sigues siendo esa mamá perfecta con tus maravillosas imperfecciones.

No pasa nada, mamá.

20190401_094222

23 comentarios sobre “No pasa nada, mamá.

  1. Yo me siento exactamente así, no veo que pueda con todo, trabajo 8 horas diarias y la mitad del mes me encargo de mi hijo, tengo que recuperar horas de trabajo porque la semana que tengo al niño no cubrió las 8 horas, salgo a las 18:30 de trabajar y casi no puedo llevar al niño a extraescolares porque ya es muy tarde. Salgo a comprar a las 19:00 y me le llevo conmigo, cuando vuelvo ya tengo que ponerle a cenar. Y después a la cama, estoy tan rendido que al final me voy yo a la cama. Me estoy planteando coger jornada reducida, vernos como se lo toman en el trabajo y si no me echan de el en un tiempo.

    Me gusta

      1. Yo lo tengo y no me lo respetan. El domingo día 10 vuelvo a tener guardia de 12 h. Ininterrumpida y con una niña de 8 años ya casi. Ufff. Esto es conciliación

        Me gusta

  2. Gracias de corazón…gracias por hacerme llorar y desahogar mi corazón. Gracias por compartir de una forma tan emotiva el sentimiento de presión que tenemos día a día.
    Gracias por hacerme ver que no soy la única que “fallo” y que mi “fallo” forma parte de lo mejor de mi.

    Me gusta

  3. Hola..
    Como duele no poder con todo, el día que se puede al final de ese día pareciera que se hizo poco, la autoestima se golpea y la frustración es aveces alta, uno se da tan duro porque se sobreproyecta cada día, uno solito se pone la cara muy alta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s